Apreciar el regalo de la comida

print

Q:

¿Por qué debemos dar gracias a Hashem por la comida que nos da? Él nos creó y por supuesto que Él tiene que alimentarnos.

A:

Esa es una vieja pregunta que hacen aquí muchas veces. Si Él nos creó, ¿no debería tener que alimentarnos?

Y la respuesta es, ¿por qué debería hacerlo?

Digamos que alguien te dio un auto y al otro día tú le tocas el timbre por la mañana. “¿Qué es lo que quieres ahora?” te pregunta

“¿Dónde está la gasolina?” le dices a él.

“¡¿También quieres gasolina de mí?!”

Hakadosh Baruj Hu te dio un cuerpo. Podría decirte: “Ve a buscar comida tú mismo. ¡Ve a mendigar! ¿No puedes encontrar una tienda de comestibles? Así que ve a algún lugar del campo; tal vez encuentres bayas silvestres. ¿Tengo que sustentarte? ¡Te di un cuerpo! ¡Sólo por eso deberías agradecerme toda tu vida!”

Y por lo tanto, es sólo la ingratitud lo que provoca esta actitud.

Es como los niños de hoy, niños y niñas estadounidenses. Dicen a sus padres: “¿Quién les ha dicho que me traigan al mundo? Ahora tienen que ayudarme, comprarme un auto y darme dinero para narcóticos y todo tipo de diversión que quiero tener”. Y sus padres son lo suficientemente tontos como para hacerlo.

Los padres pueden decir: “Mira. Te dimos tu cuerpo. Cuídate de ahora en adelante y agradece que estás vivo”.

Y así, si no fueras tan desagradecido, estarías agradeciendo a Hashem todo el tiempo que estás vivo, ni siquiera pensarías en exigirle que te dé comida también.

CINTA #447 (febrero de 1983)

TorasAvigdor

FREE
VIEW