Aprovechar el tiempo en las fiestas 

print

Q:

Si alguien tiene que ir a un evento familiar y piensa que será una gran pérdida de tiempo, ¿cómo puede protegerse de las influencias negativas?

A:

¿Qué tipo de evento?

Pregunta:

Una boda.

Respuesta:

Si alguien tiene que ir a una boda, ¿cómo puede protegerse? Buena pregunta.

Te daré un consejo, pero no se lo digas a la gente de allí.

Mientras estás en la boda, piensa en Hakadosh Baruj Hu. Piensa en eso. Hay mucho en qué pensar. ¿En qué pensarás? Escuchaste algo esta noche. Has oído hablar de Tzélem Elokim. Piensa en eso. Y cuando dicen “Mazel tov, mazel tov”, y bailan, haz todo con ellos; pero piensas estos pensamientos todo el tiempo.

Te diré otra cosa qué hacer. Mientras estás en la boda, mira a todos los judíos frum. Todos son judíos frum. Deberías pensar: “Hashem debería bendecir a este con una larga vida”. “Este debería vivir mucho tiempo”. “Y éste debería vivir mucho tiempo y ser saludable”. Si bendices a los judíos, es una gran mitzvá. Es una gran mitzvá bendecir al pueblo judío. ¿Tú lo sabes? ¿Nunca pensaste en eso? ואברכה מברכיך – Bendeciré a los que te bendigan.

Así que digamos que estás sentado en una jatuná. Y estás aburrido. ¿Qué debes hacer? La gente está sentada comiendo. Entonces piensa: “Hakadosh Baruj Hu debería bendecir a este judío”. Ahora bien, no lo digas, piénsalo. “Hashem debería bendecir a este”. “Este debería vivir mucho tiempo”. “Tiene que casar a sus hijas”. “Que gane mucho dinero”. “Qué sea feliz”. Estás bendiciendo a todos los judíos frum, uno por uno. Estás haciendo una mitzvá muy grande. ¿Suena loco? Vale la pena estar loco.

Entonces, si quieres pensar en Hakadosh Baruj Hu, está bien. Si quieres bendecir al Am Israel, hazlo. Y así, mientras estás en la boda, estás haciendo mitzvot todo el tiempo. Cada vez que dices “Le doy una berajá a este judío de allí, que viva mucho tiempo. Debes saber que estás haciendo un devar Hashem. Hashem quiere que bendigas a Am Israel. ואברכה מברכיך. E incluso Bilam dijo lo mismo. מברכיך ברוך. Bendecir a un judío es algo maravilloso.

Si no tienes nada más que hacer, te diría que mientras estás sentado allí, hables sobre el Ketzot Hajóshen. ¿Alguna vez estudiaste el Ketzot Hajóshen? Oh, es un limud maravilloso. Piensa en un Ketzot Hajóshen. Piensa en cómo puedes hacer pidión habén con un kohén katán. ¡Un maravilloso Ketzot Hajóshen! Un kohén katán, ¿puedes hacer el pidión habén? No tiene iad para ser koné. Es una pregunta. Estás pensando en eso. Puedes decir que tal vez sea dáat ajéret makné. El padre tiene iad así que es diferente. Entonces dices que no, eso es sólo si es tu dinero. Pero es tovat hanaá, este dinero. No es tu dinero. Tovat hanaá no es mamón para ser makné al iedé dáat ajéret. Estás pensando en un Ketzot. ¡Ah! Es una cosa maravillosa. Si conoces un Ketzot Hajóshen, piénsalo en una boda.

No pierdas el tiempo. Es una pena desperdiciar tu vida.

Sugiero dar bendiciones. Eso es fácil. Todo el mundo puede dar bendiciones. O piensa en lo que escuchaste esta noche. Piensa en Tzélem Elokim. Piensa en Adam en el Gan Eden. Hay tantas lecciones maravillosas. Nuestras mentes deben estar llenas de estas cosas. Si recuerdas un pedazo de Guemará beal pe, dilo beal pe. Sea lo que sea, no debes desperdiciar tu vida.

CINTA #E-251 (octubre de 2000)

X
TorasAvigdor

FREE
VIEW