Sucot: el final de los Iamim Noraím 

print

Q:

¿Hay una conexión entre Iom Kipur y Sucot? 

A:

La respuesta es que hay una conexión obvia. Rosh Hashaná e Iom Kipur son ocasiones para proclamar el Maljut Hashem. Decimos המלך הקדוש y ותמלוך אתה todo el día. Todas las Tefilot de Rosh Hashaná e Iom Kipur están impregnadas con el concepto de Mélej.

Ahora bien, una vez que establezcamos en nuestra mente la conciencia de que השם מלך, luego sigue que Hakadosh Baruj Hu está a cargo de todo; Él supervisa. Hashgajá, providencia; todo está bajo el control de Hashem.

Y eso es exactamente lo que Sucot nos está diciendo. כי בסוכות הושבתי את בני ישראל בני ישראל בהוציאי אותם מארץ מצרים – Hice que habitaran en Sucot cuando los saqué de Egipto. No tenían ciudades amuralladas con edificios fuertes permanentes. Habitaban en tiendas de campaña, en tabernáculos, en edificios endebles que no eran protección contra los invasores. En ese momento estaban más desprotegidos que en toda su historia. Y, sin embargo, nunca en la historia posteriormente estuvieron tan seguros como estaban en el Midbar. Nunca más tuvieron una garantía tal para su seguridad como tuvieron en esas pequeñas sucot. ¿Cómo podría ser así si no tenían paredes, si no eran casas de ladrillo?

Y la respuesta es el sejaj. El sejaj simboliza que no hay nada encima tuyo para protegerte, sólo la gloria de Hashem. Fue la Providencia especial de Hashem la que hizo que estuvieran más seguros en el desierto que incluso más tarde, cuando tenían ciudades amuralladas.

Y esa es la lección de Sucot, que vivimos siempre en la Sucat shelomeja; vivimos bajo la protección de Hashem.

Incluso ahora, aunque no estamos tan seguros como lo estaban nuestros antepasados, no tenemos la misma cantidad de hashgajá para protegernos, pero Hakadosh Baruj Hu todavía está con nosotros hoy como siempre. Sólo que en aquellos días, era más evidente. La Shejiná estaba en lo alto, los Anané HaKavod, y el propósito era enseñar a la gente una lección para todas las generaciones, que incluso cuando no hayan Anané HaKavod, tenemos que recordar que Hakadosh Baruj Hu todavía se encuentra sobre su pueblo.

Todas las demás naciones con el transcurso del tiempo caen y son tragadas por la tierra, pero Am Israel continuará para siempre. No importa cuán débil parece que estemos, siempre debemos recordar que somos la nación más fuerte porque Hakadosh Baruj Hu está con nosotros.

Y, por lo tanto, la Sucá es un corolario del Maljut Hashem. Sucot es Bitajón, Emuná, la confianza que proviene de la conciencia de que Hashem es nuestro Rey. Y esa conciencia, por supuesto, es lo que aprendemos para la Avodá de Rosh Hashaná e Iom Kipur.

CINTA #476 (octubre de 1983)

X
TorasAvigdor

FREE
VIEW